El Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Qué tendrán los secretos que a todos nos inquietan, nos revolotean por la cabeza y nos provocan cosquillas en el estómago. Y en este caso, hay que destacar la parte del estómago, porque cuando el secreto consiste en que sabes que te van a llevar a cenar pero no a dónde, y quien se encarga de organizarlo todo es Yelp Madrid, tu estómago se emociona en previsión del festín que te vas a dar. Cuando descubrimos que el lugar elegido para el primer encuentro del Club de las Cenas Secretas era el Atelier Belge, dimos saltos de emoción.

Entrantes

Nada más llegar al restaurante Atelier Belge nos recibieron con una copa de Kirr (vino blanco con licor Cassis), que resultó ser un cóctel muy suave, ideal para ir abriendo boca.

Copa de cóctel Kirr - Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Copa de cóctel Kirr – Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Luego, los 18 afortunados que disfrutamos de esta primera cena del Club de las Cenas Secretas, pasamos a nuestra mesa y empezaron a llegar los entrantes. Primero, palomitas con canela (¡qué original y qué rico!) y cacahuetes con caramelo.

Palomitas de maíz con canela y cacahuetes con caramelo - Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Palomitas de maíz con canela y cacahuetes con caramelo – Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Seguidamente llegaron las patatas con pimentón, hummus y grisinis, y unos taquitos de queso con comino. Ambos aperitivos estaban muy bien presentados y tenían un gusto exquisito, aunque tenemos que ponerle un pero, y es que no había un aperitivo de cada por persona, y no todos pudimos probarlo todo.

Hummus, patatas con pimentón y grisinis - Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Hummus, patatas con pimentón y grisinis – Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Taquitos de queso con comino - Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Taquitos de queso con comino – Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

A continuación, y para preparar el paladar para lo que estaba por venir, nos sirvieron un refresco de licor Cointreau y limón. Estaba delicioso, y las botellas de presentación todo un acierto.

Refresco de licor Cointreau y limón - Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Refresco de licor Cointreau y limón – Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

También nos pusieron una selección de panes y mantequilla a las hierbas provenzales, que todos devoramos en cuestión de minutos.

Selección de panes - Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Selección de panes – Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

 

Luego llegó una crema de mejillones con tomate y espuma de pimienta negra, tan rica que daban ganas de hacerle la ola y correr a darle dos besos al cocinero. El equilibrio de sabores y la textura la hacían un plato exquisito. Nos pusieron una tacita, pero nos hubiéramos comido una olla tan a gusto.

Crema de mejillones con tomate y espuma de pimienta negra - Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Crema de mejillones con tomate y espuma de pimienta negra – Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

 

Primer plato

Y después de unos entrantes para quitarse el sombrero, llegó un excelente primer plato: salmón ahumado casero con chalotas, perejil, y limón, acompañado de pan tostado. Según nos explicaron, el salmón se marina en seco con carbón vivo, serrín de roble y tabaco de pipa en ciclos repartidos de 15 horas y humo continuo, y voilà, sale esta maravilla digna de ser servida en el olimpo de los dioses. Lo maridaron con un Canestus (vino blanco).

Salmón ahumado casero con chalotas, perejil y limón - Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Salmón ahumado casero con chalotas, perejil y limón – Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

 

Segundo plato

Y tras el pescado, llegó la carne. Nos pusieron un codillo a la Kriek confitado con salsa de cerveza belga, cocinado durante más de 10 horas a 80º, presurizado al 100% y luego sometido a regeneración suave con temperatura controlada. Yo no soy experta en cocinar carnes a baja temperatura, y no puedo juzgar cómo de apropiado será el proceso, pero doy fe de que el resultado era una maravilla. La carne estaba tierna y jugosa, y resultaba muy aromática. La maridaron con un Códice (vino tinto).

Codillo a la Kriek confitado con cerveza belga - Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Codillo a la Kriek confitado con cerveza belga – Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

 

Postre

La guinda del menú fue un tiramisú de las tradicionales galletas belgas speculoos con cacao, café y reducción de Amaretto Di Saronno, decorado con algunas bayas. A todos nos encantó, y no dejamos ni una miguita en el plato. Con lo que me gusta el speculoos, con ese toque tan especiado, no sé cómo no se me habrá ocurrido a mí usar estas galletas para tiramisús y otros postres. Le voy a copiar la idea al chef.

Tiramisú de speculoos con cacao, café y reducción de Amaretto Di Saronno - Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Tiramisú de speculoos con cacao, café y reducción de Amaretto Di Saronno – Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Tras el tiramisú nos sirvieron los cafés, tés e infusiones, que vinieron acompañados de un chupito de mousse de chocolate que a mí me supo a poco. Igual que el resto del menú, estaba riquísimo.

Teteras y tazas - Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Teteras y tazas – Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

 

 

Selección de miel y azúcares para el café y el té - Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Selección de miel y azúcares para el café y el té – Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

 

Chupito de mousse de chocolate - Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

Chupito de mousse de chocolate – Club de las Cenas Secretas en Atelier Belge

 

La cuenta

Y ahora, hablemos de números. Este menú degustación, confeccionado especialmente por Atelier Belge para El Club de las Cenas Secretas, nos salió por 30€ por persona. Nos parece un precio reducido si tenemos en cuenta la calidad, atención y servicio que nos ofrecieron en el restaurante. Además, comparando nuestro menú con los precios de los platos de la carta de Atelier Belge, queda claro que nos hicieron una oferta excelente.

La primera cena secreta de nuestro particular Club fue todo un éxito, y no sólo por lo bien que comimos y bebimos, sino por lo bien que lo pasamos compartiendo una cena magnífica con todos los Yelpers. ¡Ya estamos deseando que llegue el segundo encuentro del Club de las Cenas Secretas de Yelp Madrid!

FICHA

Nombre: Restaurante Atelier Belge

Dirección: Calle Bretón de los Herreros, 39, 28003 Madrid

Reservas: Teléfono 915 45 84 48 / Reservas web (cerrado los lunes y los domingos por la noche)

Precio medio en sala: 40-50€ (a la carta)

Precio medio en la barra: 10€. Tienen tapas belgas que oscilan entre los 2,20 y los 2,45€ y cervezas belga de barril desde 2€ la caña. También tienen una amplia carta de cervezas belgas.

Métodos de pago: Ticket Restaurante , Cheque Gourmet , Restaurant Pass (Sodexho). Se admiten tarjetas.

Nuestra recomendación:  Precio alto que merece la pena pagar por la excelente calidad y servicio. Gran salón ideal para reuniones familiares o comidas de grupo, y también buena barra para disfrutar de una cerveza belga y una tapa de quiche. Llama para reservar porque suele llenarse, incluso entre semana.

You may also like...

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *